Calendario 17 / Abril / 2015 Cantidad de comentario Sin Comentarios

¿Todavía no te sentís preparado para escribir una novela? Comenzar con un libro de cuentos parece algo menor, pero no lo es, Alice Munro, Borges para mencionar dos genios de la brevedad y por qué no a Cortazar, fueron grandes maestros del cuento y en el caso de don Jorge Luis Borges Acevedo, solo escribió cuentos y relatos. Desde ya, que se nota en un novelista, si ejerce el cuento, son autores que practican con gran eficacia el uso de la palabra justa, la elipsis y el agradecido sentido de saber cuándo está aburriendo al lector. Aquí un cuento, Radicales libres, de Alicia Munro.

Los cuentos, que son el zen de la narración, te permiten desarrollar tu creatividad y perfeccionar tu técnica de escritura. Hay una complicación que vas a evitar y que las historias long play traen en su paquete: el movimiento de los personajes a lo largo de 200 páginas. Probablemente Borges no practicó el cuento por su ceguera, la que le impedía llevar gráficos, esquemas y algo que es inevitable, las relecturas incesantes del manuscrito.

Por otro lado, los cuentos, en la era de la brevedad tuitera, son una lectura cada vez más frecuente, pues hoy en día leemos de forma más fragmentaria al aprovechar trayectos en el metro, la pausa de café… Hoy te damos cinco recomendaciones para escribir un libro de cuentos:

1. El hilo conductor de la flecha precisa

Las colecciones de cuentos suelen tener un elemento común, un hilo que conduce las historias y justifica que se publiquen en el mismo libro. Puede tratarse de un tema, un personaje, un esquema similar de escritura… Encuentra el tuyo y haz que las historias giren a su alrededor.Los cuentos son una flecha lanzada a un blanco, alguien decia, creo que Chejov, que si clavas un cuadro en el primer párrafo, ese clavo o ese cuadro, deben estar en el epílogo, en cambio en la novela, reina una suerte de lógica blanda de la disgresión (a veces insoportable verborragia como en las novelas de Pynchon, me refiero a El arco iris de la gravedad).

2. La extensión, el número de cuentos y la estructura

Es importante llegar a un librito, por lo menos de unas 80 páginas. Un cuento corto puede ser de una o dos páginas, viene un cuento mediano, de unas seis o siete y un cuento largo puede tener 20 páginas. La pregunta es, ¿cómo ordenarlos?, el sentido común me dice que primero va tu mejor cuento, en el medio, velocidad crucero y para que el avión del lector, no se vaya a pique, mechar buenos y regulares cuentos (los malos tiralos a la basura) y el final, la guinda del libro, tu mejor cuento corto.

3. El prólogo

Es interesante incorporar un prólogo o nota a la edición en el que expliques cuál ha sido el criterio para tu antología de cuentos. Pedile a un colega escritor que te ayude: una mirada externa suele aportar más valor al texto, además de permitirte interactuar con otros escritores e incorporar sus firmas. Si quien realiza el prólogo es experto en la materia sobre la que escribes, el prólogo aportará aun más. El maestro de los prólogos es Borges, tiene un libro de prólogos.

4. El título

Puedes escoger el de uno de los cuentos: aquel que mejor recoja la idea de la antología, o el que te haga sentir más cómodo. También existe la posibilidad de pensar un título acorde al hilo conductor. Lo importante es que sea fiel a la idea del libro y al mismo tiempo capte la atención del lector.

5. El orden

Ya hablé de esto pero lo repetimos: aunque todos los cuentos deben ser excelentes, suele ser conveniente empezar con uno de los más impactantes e ir alternando aquellos que lo sean menos, para mantener el ritmo de la lectura. El final debe ser también impresionante para dejar un buen sabor de boca en el lector.

 

Esperamos que te sirvan estos consejos y pronto pongas en marcha tu propio libro de cuentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad