bubok.com.ar utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. OK
Buscar en Bubok

Tres autores de La Celestina. La Celestina: un señuelo, Fernando de Rojas, y un autor velado, Juan del Encina. Tomo IV.

Impuestos no incluídos
  • Autor: Gofredo Valle de Ricote
  • Co-Autor: Govert Westerveld
  • Editor: Academia de Estudios Humanísticos de Blanca (Valle de Ricote)
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 273
Ver ficha técnica completa
Normal 0 21

Algunos historiadores ya no creen que Fernando de Rojas sea un autor de la Celestina. En este sentido es importante conocer su testamento, del año 1541, donde figuran muchos libros en su poder. Este libro demuestra que tuvo en su poder una obra de ajedrez, que no puede ser otra obra que el arte de Ajedrez de Lucena del año 1541. Tuvo en su poder el libro Propalladia, de Bartolomé Torres Naharro, así como el libro de Calisto (la Comedia de Calisto y Melibea), de Fernando de Rojas. El libro de Cárcel de amor, dos libros de Amadís de la Gaula, el libro Las Sergas de Esplandián, el libro Primaleón, el libro del Cortesano, de Baltasar de Castiglione, el Cancionero general y otros. Todos estos libros tienen una relación con el clan Lucena y con Juan del Encina. Creemos, por tanto, que no se puede descartar tan rápidamente a Rojas como autor de la

Celestina, sino más bien pensar en un reajuste de su participación.

 

Este libro trata sobre el editor Hernando de Castillo, que estuvo temporalmente en Valencia durante varios años. Viendo el hecho de que Juan del Encina, presuntamente, fuese uno de los autores de la Repetición de amores (1497), donde se usó el seudónimo Lucena, es probable que también usara un seudónimo durante una cierta estancia en Valencia. No sabemos absolutamente nada de Juan del Encina durante los años 1508 y 1509, y es posible que parte de este tiempo estuviese en la corte del Conde de Oliva, Serafín de Centelles y Urrea, para preparar su manuscrito del Cancionero general, con el seudónimo de Hernando del Castillo. Probablemente terminara dicho manuscrito a finales del año 1509, puesto que sabemos que formó una sociedad con Cristóbal Cofman y con Lorenzo Ganoto, el 22 de diciembre de 1509, con el fin de imprimir mil volúmenes del Cancionero general. Castillo debió ser un hombre que viajaba mucho, puesto que no supo que a un libro de él, la edición del Reinaldo de Montalbán, fuera añadida a la obra Lo enamorament del rey Carlo, motivo por lo cual requirió notarialmente a Jorge Costilla y a Juan Uguet, el 11 de agosto de 1511. Algo antes, precisamente el 15 de enero de 1511, quedó terminada la impresión del Cancionero general.

 

En este libro estudiamos una relación entre el manuscrito del Museo Británico (LB1) y el Cancionero general, del autor Hernando del Castillo, editor que pensamos no es otra persona que Juan del Encina. Observamos que la mano de Juan del Encina también existe en el manuscrito LB1. Sin embargo, el manuscrito es muy amplio y lleva muchos poemas. Tantos, que me parece que Juan del Encina no tuvo tiempo para dedicarse de lleno a este manuscrito. ¿Entonces quiénes escribieron este manuscrito? Pienso que debería haber contado con otros miembros del clan Lucena. Podría haber sido Alonso de Proaza o Fernando de Rojas. Es imposible en este momento determinar estas personas, pero deberían haber sido personas de su total confianza.

 

Un pequeño estudio sobre el auto de Traso no puede faltar en este libro dedicamos algunas páginas a este auto. En 1526 vemos aparecer una Tragicomedia en la imprenta de Ramón de Petras de Toledo que incluye el auto de Traso. No es un auto muy extenso que se va desarrollando en 5 escenas.  Es  un  texto basado jocosamente

en la erudición, al estilo de La Lozana andaluza que como sabemos el autor escribió en el año 1524. Por tanto, vemos que la fecha de la redacción de la obra Lozana andaluza yel Auto de Traso concuerda con la estancia de Juan del Encina en León. Interesante es laobservación del historiador Hook, que se percató que los personajes de Tiburcia y Claudio, en el Auto de Traso evocarían personajes de la comedia Thebaida.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro