Calendario 28 / junio / 2012 Cantidad de comentario Sin Comentarios

Los escritores dispersos no podemos quedar afuera de la revolución internetaria. Facebook, Twitter y las aplicaciones móviles, han llegado para arrebatarnos gentilmente los pocos minutos que nos quedan para escribir, para acometer la hoja en blanco.

Internet para escritores dispersos

San Mateo y su hoja en blanco

Pierde el tiempo, enredate en conversaciones bizantinas, hacé RT y llena tu vida de me gusta, me gusta.
Internet es tan apasionante y hay tanto para hacer que mejor dejar de lado el bloc de nota o cerrar el Word o el Open Office.

Iniciá tu sesión diaria de escritor, abriendo tu Facebook, recorrelo de punta a punta, marcá fotos, subí las últimas fotos del cumpleaño del abuelito, de la tía Ñáta y el colorado Ramirez, ese cumpleaños estuvo genial.
Ahora andá a Twitter, busca, busca y cuando encontrés algo que te caiga pesado, contestá, seguro que te retrucan, recomiendo estar una media hora haciendo eso.
¡Oh!, revisá los me gusta, ha escrito la Tía Porota que estuvo en el cumpleaños de la tía Ñata. Alguien ha escrito algo sobre el discurso de la Presidenta, contestale a ese desgraciado, decile que tenga más respeto o no perdás tiempo borralo.
Pero cuidado que no has googleado, a ver, qué puedo poner, ah sí , ahora me acuerdo, no se qué significa conciliábulo, escribo y aparecen 120.000 resultados, no tengo tiempo de verlos todo asi que me meto en el primero, pero este me lleva link a link muy, muy lejos.

¡Ah! pero no había leído la prensa, debo, eso si, para no perder el tiempo, seleccionar, voy solo a mis favoritos: Pagina 12, Clarin, Diario Los Andes y Mdz, ¡huy! me voy a los comentarios de Mdz, no me gusta para nada lo que dice el capitan america, y le retruco.
Hace varios días que no voy a mi blog, no puede ser lo tengo descuidado, entonces entro y agrego algun comentario, ¡Eureka!, escribire acerca de la importancia que tiene para un autor moderno dominar esta herramienta de la dispersión, incluso podría dar un curso, o tal vez ya alguien lo ha dado: lo googleo, escribo “internet para escritores” y “internet 2.0 para escritores”, me salen 123.000 resultados, y empiezo a ver, siempre me limito a los primeros diez.

Mi hoja sigue en blanco, y Google viene en mi ayuda, escribo: hoja en blanco, de los resultados me voy a esta página de trucos para inspirarse, genial las cosas que recomienda; pero tal vez me está haciendo un corrector literario y entro a https://www.bubok.com.ar/servicios-editoriales, pasan diez minutos.

Abro mi superutilísimo correo, elimino los spam, ofertas de grupon, del Verde Jabalí, y leo algunos correos que me interesan, en algunos casos debo contestarlos. Pasa una media hora.
Recordé escribir algunos correos, paso otra media hora.

Son las nueve y media  de la noche, ha llegado mi esposa de trabajar, cierro la computadora, me pregunta cómo me ha ido, si escribí; su pregunta angustia, le digo que me aguante un poco y reenciendo la compu, culposo abro la novela que tengo a medias y quiero enviar a un concurso; ¡ah! no me acuerdo de las bases y voy a la página web del certamen. Ella me llama, dentro de veinte minutos empieza En terapia, ya voy, le digo fastidiado, pero no me concentro, cuando quiero hacerlo aparece un mensajito abajo del face y el messenger, los abro.
Ella me pide que saque a pasear el perro, antes que empiece la serie, me advierte ella. Cuando vuelvo me invita a tomar una copa de vino.

Arrellanado en mi sillón favorito, como el personaje de Continuidad en los parques pienso lo útil que es Internet para un escritor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad