Calendario 28 / abril / 2017 Cantidad de comentario Sin Comentarios

narrador. Bubok El punto de vista desde el que abordas tu libro, entendido también como narrador, es una parte nuclear de tu novela por lo que no nos sorprende que estés aquí en busca de consejo. Decidir entre emplear si poner tu narrador en primera, segunda o tercera persona es una determinación que los autores deben tomar con cuidado; no solo determinará la forma en que los personajes se desenvolverán en la historia, sino la manera en que los lectores conectarán con los personajes.

El punto de vista depende mucho del estilo que quieres que tenga tu libro. La utilización de la primera persona funciona para que el lector sienta una conexión con los personajes. Aún así, existen otras maneras para lograrlo si no te sientes cómodo con un narrador en primera persona.

Narrador en tercera persona omnisciente

Sí, existe más de un tipo de narrador en tercer persona. Unos cuantos, en realidad. Probablemente estés familiarizado con el uso del narrador omnisciente, pero esta opción es ligeramente distinta y también permite al autor saberlo todo.

En este caso, el narrador no está limitado a entrar en la mente de un personaje sino de todos. Esto le permite revelar los sentimientos, pensamientos y emociones de todos los personajes cuando lo considera oportuno.

Esta técnica narrativa es mucho más efectiva para conectar con el lector pues expone todos los personajes para que establezca lazos con ellos, lo opuesto que con un único narrador en primera persona.

En contraste, es limitado en comparación al narrador omnisciente pues solo expone los pensamientos de un individuo. Un ejemplo donde es muy recurrente es en la saga de Harry Potter. En la obra de J.K. Rowling, el narrador siempre se refería al protagonista como «Harry» (en tercera persona), quién además nunca habla por si mismo (primera persona) y la historia se desarrollaba según la progresión de pensamientos de Harry. También obtenemos información a través sus interacciones con otros y sus propias opiniones. El lector solo conoce a los otros personajes a través de él.
Esta técnica no necesariamente tiene que emplearse solo con los protagonistas. En El gran Gatsby, F. Scott Fitzgerald, contada por Nick Carraway. Esta es una manera diferente de revelar los rasgos del personaje principal y al mismo tiempo dejarle un aire de misterio. Conocemos a Jay Gatsby a través de la mirada de Nick en lugar de hacerlo a través del mismo Jay.narrador-bubok

Segunda persona narrativa

los autores en ficción y no ficción rehuyen mucho esta forma narrativa. Es más comúnmente utilizada en textos de instrucción, sin embargo puede ser también una buena herramienta para integrar a los lectores en la narración. Por ejemplo:

Caminas despacio en la gruesa hierba de verano. La sientes escaldarte los tobillos, dejando a su paso pálidas marcas rojas y un ligero picor. Escuchas al viendo sacudir las hojas de los árboles y el distante rumor del motor de los caminos de helado mientras esperan a la gente acercarse. Apuras el contacto frío que pincela tus labios, el suave olor de la vainilla que ronda tu nariz.

¿Te sientes parte del texto? En esta demostración prueba que, aunque a segunda persona no es muy recurrida, es una gran mecanismo para conectar con la audiencia y darles un sentido de importancia y significación dentro el texto,

Para tu próximo texto, puedes experimentar con algunos de estos narradores. Dales una oportunidad, tal vez encuentres ese giro que estabas buscando en tu narrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad